Reflexiones (in)necesarias 032: "El derecho a no hacer nada", por bonzopoe

in Holos&Lotus3 months ago

image.png
Fuente

A veces no hacer nada, es hacer algo, aunque suene contradictorio, y un algo muy importante.


En una publicación previa he hablado de como necesitamos esos espacios de descanso de nuestro día a día, así como el cuerpo necesita del sueño para recargar baterías y funcionar correctamente, y una vez más lo he podido comprobar.

Después de varias semanas bastante pesadas, que incluso me orillaron a no poder publicar algunos días, he tenido un día tranquilo, el de hoy, y contrario a lo que me decía una parte de mí ser, que era que me pusiera al día con algunas cosas pendientes, como publicar en Hive, decidí hacerle caso a la otra parte de mi que de decía «descansa».

Hoy me dediqué a ver series, dormir, leer, escuchar música, en concreto parte de la discografía de la cantante Goldfrapp, y en general a no hacer nada productivo, según la definición tradicional de la palabra. Para algunos pudiera parecer que me dediqué a perder el tiempo, pero en realidad me dediqué tiempo a mí, y descanse del 'tengo que hacer esto', para dedicarme al 'quiero hacer esto'.

image.png
Fuente

Hoy me permití hacer solo lo que quería, y dejé las obligaciones de lado, después de ser esclavo de ellas por un buen tiempo. Y no es que les huya, no se trata de eso, sino que a veces, por el exceso de trabajo, se rompe el equilibrio entre las obligaciones y el resto de tu vida, y esta, el resto de tu vida, queda en pausa, o se suprime del todo, mientras sacas adelante tus obligaciones.

Y en estas circunstancias, lo que haces, por más que lo ames, después de un tiempo se convierte en una carga, incluso el entrar a Hive para leer lo que hacen los amigos, y compartir las cosas que nacen de tus dedos.

La verdad es que intenté escribir algo por la mañana, pero simplemente nada salía, estaba secó como el desierto, así que en vez de forzarme a escribir, o hacer otras cosas pendientes, pero no urgentes, preferí hacer lo que si reconocía como urgente desde días, y que era sencillamente no hacer nada.

image.png
Fuente

Ahora, al final del día, cuando ya estoy a punto de acostarme a dormir, me he sentado en el escritorio para apagar la computadora que tengo conectada a la TV, y de manera natural me he puesto a escribir esto, mientras de fondo escucho la bella voz de Goldfrapp.

Mañana, seguramente de igual manera, no se sentirá como una obligación rasurarme, barrer la casa, cocinar, regar el jardín y otras cosas del día a día, que hoy en particular mi ser se rehusaba a hacer. Podré disfrutar hacerlas, en vez de sentirlas como una obligación, casi un castigo, y podré recuperar el equilibrio perdido en mi vida durante las últimas semanas por el exceso de trabajo, y todo gracias a no hacer nada.

Así que si como yo, de repente te sientes abrumado porque el trabajo o las obligaciones, cualesquiera que estas sean, te agobian... aguanta, y apenas te sea posible, tomate el día, dedícatelo, y ejerce tu derecho a no hacer nada, nada productivo, y haz solo aquellas cosas que te hacen feliz. Ya verás que al final las aguas recuperarán su nivel y podrás retomar tu vida, y tus obligaciones, más fácilmente. Muchas gracias por leerme, y hasta la próxima.


©bonzopoe, 2022.

Sin-título-1.gif


imagen.png

Si llegaste hasta acá muchas gracias por leer este publicación y dedicarme un momento de tu tiempo. Hasta la próxima y recuerda que se vale dejar comentarios.


imagen.png

Sort:  

Excelente post muy agradable

Muchas gracias, saludos!

Pienso que todos hemos pasado y deseado aunque sea un día de no hacer nada, nada que no nos plazca, nada impuesto, nada obligado, solo relajarnos, escuchar la voz interna que dice descansa, hoy es tu día así que disfrútalo.

La verdad que luego es como si nos recargaran todas las baterías, porque hasta el buen humor lo perdemos.

"descanse del 'tengo que hacer esto', para dedicarme al 'quiero hacer esto" es tan real y necesario, me encantó.

Que bueno que te haya gustado el texto, muchas gracias por tomarte el tiempo de dejar tu comentario, y saludos afectuosos desde México.